La restricción al crédito sigue siendo clave para que mejore el sector inmobiliario

La rebaja del IVA en la compra de vivienda nueva, del 8% al 4%, de aquí al 31 de diciembre es un intento desesperado por parte del Gobierno de animar el mercado inmobiliario que se encuentra en punto muerto. Algo que parece casi imposible como muestra la estadística sobre hipotecas que publicó el INE el lunes. Éstas cayeron un 42,4% en junio hasta poco más de 32.000 operaciones, una de las cifras más bajas de toda la serie histórica.

Ello supondrá que para una vivienda de unos 200.000 euros, el precio se verá reducido en unos 8.000 euros, según ha detallado José Blanco, ministro de Fomento, quien recalcó que la medida es de carácter “temporal y extraordinario”.

Sin embargo, todos los expertos consultados coinciden que esta decisión no acelerará las decisiones de compra salvo a aquellos compradores que ya tenían la decisión tomada y, además, cuenten con acceso al crédito, que sigue siendo fundamental para que se reactive el mercado hipotecario.

Manuel Gandarias, director del Gabinete de Estudios de pisos.com, señala que “la bajada del IVA es insuficiente comparada con los esfuerzos de bajada de precios realizado por los principales tenedores de viviendas, bancos y promotoras” (hemos visto anunciados descuentos del 50%).

Por su parte, Carlos Ferrer-Bonsoms, director de Residencial de Jones Lang Lasalle, piensa que apenas tendrá repercusiones y lo único que puede hacer es acelerar la compra de aquellas personas que tengan decidido adquirir una vivienda. Esto para el particular. En cambio, sí que puede ser interesante para las sociedades, en las que se repercute el IVA.

Desde HelpMyCash la decisión es un pequeño respiro para el consumidor. “Es bueno que los impuestos se reduzcan porque los precios todavía son desorbitados”.

En definitiva, desde pisos.com calculan que la medida permitirá reducir el stock entre 80.000 y 100.000 viviendas. Por su parte, HelpMyCash calcula que quien se gaste 150.000 euros en un piso este año pagará sólo 6.000 euros en concepto de IVA, en lugar de los 12.000 euros que le correspondería con el impuesto anterior. “Y ahorrar esos 6.000 euros no es lo que hará que la gente se decida comprar un piso, mientras aumentan los intereses, las comisiones y los seguros obligatorios de la hipoteca. En resumen, no creemos que este nuevo Decreto-Ley se traduzca en un aumento de ventas demasiado significativo”.

El acceso al crédito, clave

A pesar de estos intentos para dinamizar el mercado inmobiliario, las dificultades de acceso al crédito siguen suponiendo un lastre en contra de las operaciones de compraventa.

Todos los expertos consultados creen que ésta sería la clave para reactivarlo. Así, Manuel Gandarias asegura que “tiene mucha mayor importancia en estos momentos para la compra de una vivienda el acceso al crédito que la rebaja de IVA. Por lo tanto es fundamental para que la medida tenga efectos positivos que se produzca una mayor fluidez en la concesión de los prestamos hipotecarios”.
Ferrer-Bonsoms, de Jones Lang Lasalle, coincide en esta opinión. “Si un potencial comprador de primera vivienda pagaría 900 euros de alquiler y la misma cantidad de letra, tradicionalmente se decantaría por la adquisición, pero para ello debe tener asegurado el crédito por parte de las entidades financieras”.

Por su parte, HelpMyCash asegura que “la bajada del IVA quita hierro a los gastos de apertura de una hipoteca, pero no tiene ningún efecto, por ejemplo, sobre la cuota mensual a pagar o los años que una familia queda endeudada”.

En este panorama una opción es seguir esperando a que los precios sigan bajando. Desde pisos.com aconsejan comprar si se encuentra una buena oportunidad , pero también reconoce que los precios seguirán bajando de forma moderada y es posible que el 2012 empiecen a estabilizarse con lo que una bajada de precios no será mayor ante el encuentro de una buena oportunidad de compra.

Es muy posible que retrasar el momento de compra ayude a conseguir un precio más bajo, continúa HelpMyCash, pero al hacerlo corremos el riesgo de encontrarnos con un mercado hipotecario todavía más caro e inaccesible que en la actualidad.

Por su parte, Ferrer Bonsoms reflexiona sobre la proximidad de las elecciones y ver el giro que toma el nuevo gobierno, aunque cree que no volverá una desgravación por compra de vivienda para todos, especialmente porque no contaría con el apoyo de Europa y supone una decisión que afectaría a las arcas del Estado durante mucho tiempo.